Los comercios de Madrid ya pueden abrir 24 horas al día los 365 días del año

El 14 de julio los madrileños y turistas encontrarán las tiendas de la Comunidad abiertas. Será la revolución para el comercio. Podrán abrir 24 horas al día los 365 días del año. Ese día entrará en vigor la nueva Ley de Dinamización del Comercio de Esperanza Aguirre, aprobada el pasado jueves, que dará libertad absoluta para que todas las tiendas de la región establezcan libremente su horario de venta al público.

 

¿Quiere decir esto que todas las tiendas abrirán sus puertas los domingos y días de fiesta? No, ni mucho menos. Cada una de las empresas decidirá si abre en domingo o festivo y qué establecimientos lo hacen y con qué horarios.

 

Cada comerciante decidirá, sin limitación legal, en todo el territorio regional, los festivos de apertura en los que desarrollará su actividad comercial. Se acabaron los domingos autorizados, la declaración de localidad turística, zonas de especial influencia turística,…

 

El Ejecutivo regional considera que beneficiará a los comerciantes de grandes y pequeñas superficies ya que, tal y “como han puesto de manifiesto las Zonas de Gran Afluencia Turística como Sol, la apertura de los grandes centros comerciales conlleva también que los consumidores compren en los pequeños comercios“.

 

Visiones encontradas

 

No opinan lo mismo los sindicatos, la izquierda y algunas organizaciones de comerciantes minoristas.

 

El Gobierno cree que “se verán beneficiados los consumidores que dispondrán de mayor libertad de horarios para realizar sus compras”. “Además, -añaden- la medida contribuirá a la generación de inversión y empleo y potenciará la iniciativa empresarial y el emprendimiento”.

 

La Consejería de Economía y Hacienda ha estimado que la liberalización podría generar más de 20.500 nuevos empleos en la región y un incremento de casi seis décimas de PIB, datos que la izquierda desprecia pues dice que sólo creará más paro y poder a las grandes superficies.

 

La diputada socialista en la Asamblea de Madrid Paz Martín acusó durante el debate que generó esta Ley al consejero de Economía de la Comunidad de Madrid, Percival Manglano, de estar al servicio “del capitalismo salvaje”.

 

“Es evidente que su política comercial está al servicio del capitalismo salvaje. Hay una brecha entre su política comercial y la ciudadanía madrileña. Se abandonan a la práctica extrema de su ideología neocon y nos aplican el manual”, dijo el jueves en el Parlamento regional.

 

Eliminar a los débiles

 

El PSOE acusó a Manglano de querer “eliminar a los débiles”, a los pequeños comerciantes, y querer “crear un monopolio de grandes empresas de distribución”.

 

La izquierda se ha mostrado contraria, aunque apenas ha logrado movilizar al sector que no se ha atrevido a desafiar a Esperanza Aguirre.

 

La Plataforma por la Defensa del Comercio, formada por CCOO y UGT, y los Grupos Parlamentarios de IU y PSOE, representantes de asociaciones de comerciantes, consumidores y de vecinos, se han movilizado en la calle, pero con poca repercusión.

 

El propio Manglano les recriminó el jueves que no hubieran sido capaces de sacar a más gente a la calle. “Han fracasado”, les llegó a decir.

 

CCOO ha realizado una campaña informativa por distritos y barrios de Madrid, centros comerciales, mercados y empresas del comercio en general, para dar a conocer la normativa y cómo afectará ésta a los trabajadores, a los consumidores, a los ciudadanos y a los comerciantes.

 

CCOO cree que no existe en realidad una demanda social para ampliar los horarios comerciales, “sino más bien si subyace una resignación por parte de los ciudadanos a ver cómo van desapareciendo negocios en sus barrios o en sus municipios”.

 

El sindicato señala que “los propios comerciantes, incluso los de las grandes marcas, confirman que no hay un repunte de la venta por abrir más horas o más días, sino que se distribuyen los mismos recursos a lo largo del número de días que se abren los comercios, según fuentes de los propios empresarios que aportan un descenso importante de los datos de consumo”.

 

Paloma Vega, secretaria de Comercio de CCOO de Madrid afirma: “Además, Madrid tiene una oferta comercial suficiente dirigida al sector turístico, y no es muy razonable mezclar conceptos. Un argumento que parece menospreciar la capacidad de nuestra región para atraer turistas, con la rica oferta cultural y de ocio que se ofrece, es bastante evidente que no acuden a nuestra comunidad para poder comprar en festivo”.

 

Por su parte, la Federación de Comercio, Hostelería, Turismo y Juego de UGT Madrid rechaza la Ley de Dinamización, que significa “liberalizar los horarios comerciales, permitiendo abrir las 24 horas del día y los 365 días del año”. El sindicato cree que supone una nueva agresión para los cerca de 250.000 trabajadores y trabajadoras del Comercio de la Comunidad de Madrid y para miles de pequeños y medianos comerciantes que se van a ver obligados a una competencia salvaje entre sí para mantener sus comercios.

 

UGT cree que la realidad es que los trabajadores y trabajadoras del Comercio sufren en Madrid una doble desgracia: la Reforma Laboral y, ahora, esta ley del Gobierno Regional que, de aprobarse, va a permitir modificar, la jornada, los horarios, los turnos y libranzas, las vacaciones, e incluso la limitación de trabajar de lunes a sábado que se recoge en distintos convenios. También creen que va a incidir en los salarios perjudicando al trabajador.

 

Noticia extraída de ElMundo.es del 8 de Junio de 2012

Share


0 Comments

Se el primero en comentar!!

Comentar